almacenamiento TI

En el momento de montar un negocio, son tantas las elecciones a hacer y las decisiones a tomar (la ubicación de la sede física, si la hay; la solicitud o no de préstamos para iniciar nuestra andadura empresarial; la selección de personal; el mobiliario, la maquinaria, los proveedores, etc.) que algunas pueden realizarse a la ligera, acarreando problemas a posteriori. Dado que hoy día, sea del sector que sea nuestra empresa, las cuestiones relacionadas con la generación y uso de datos van a ser claves, parecería lógico dedicar algo de tiempo a decidir qué almacenamiento TI escogemos.

Las opciones existentes: almacenamiento TI

Para poder elegir, primero debemos conocer las opciones disponibles en lo que a almacenamiento TI se refiere. La primera clasificación podríamos hacerla en base al uso o no de la nube, ese concepto omnipresente que ha venido a aportar nuevas soluciones en casi todos los ámbitos TIC. Existen tres tipos: los sistemas locales convencionales (toda la información se almacena en dispositivos físicos); los sistemas híbridos (una parte de la información se guarda en sistemas locales, mientras que otra parte se traslada al cloud); y, por último, el almacenaje 100% online (también conocido como Storage as a Service –StaaS –o almacenamiento como servicio).

Todos los sistemas de almacenamiento cuentan con algún tipo de ventaja; pero, a la vez, no existe el sistema que sea perfecto para todo el mundo. En función de cuestiones como el volumen de datos a guardar, el presupuesto del que disponemos para esta cuestión o si ya contamos con una inversión previa realizada, podremos determinar cuál es la mejor decisión.

Conceptos a tener en cuenta sobre el almacenamiento TI

Cuando un nuevo empresario se acerca a un proveedor capaz de encargarse de sus sistemas de almacenamiento, empieza a escuchar algunos términos por primera vez en su vida. Le pueden hablar, por ejemplo, de DAS, por las siglas de Direct Attached Storage. En este caso, le estarían mencionando el más convencional entre los almacenamientos convencionales: aquel en el que un dispositivo de almacenamiento se conecta directamente a la máquina (un disco duro convencional, un rack con cabina de discos, etc.). También es posible que le mencionen las siglas NAS, de Network Attached Storage: la diferencia con el anterior radica en que la conexión se realiza mediante cable de red o fibra óptica, con lo que se separa el sistema de almacenamiento y se aumenta la velocidad de transmisión.

Otra opción que quizás le ofrezcan al cliente es un sistema SAN, las siglas de Storage Area Network. Se trata de una infraestructura dedicada, y de alto rendimiento, optimizada para la transmisión y almacenamiento de información. Y aún queda una última opción (doble): el almacenamiento cloud, que nos pueden ofrecer que sea híbrido o totalmente online.

Pero, ¿cuál es el mejor almacenamiento TI para mí?

Llegados al momento de decidir, no siempre es fácil sin el asesoramiento de expertos. En términos generales, podemos hablar de que los sistemas DAS continúan existiendo, pero cada vez se instalan menos en empresas de nueva creación, porque cuentan con algunas limitaciones. Si se trata de una pyme, con un volumen de información no demasiado grande, una buena opción puede ser un NAS de tipo convencional, con el que ganaríamos velocidad y facilitaríamos la gestión respecto al DAS. Pero para volúmenes más altos de datos, seguramente tendríamos que pasar a considerar contar con un sistema SAN.

Cuando los requerimientos de velocidad y disponibilidad de acceso a la información son muy altos, nuestro proveedor nos hablará de virtualización, hiperconvergencia, almacenamiento en la nube… También habrá de tener en cuenta nuestro presupuesto y si contamos o no con personal TI en la propia empresa, ya que el precio, gestión y mantenimiento de los sistemas locales es muy distinto del de los sistemas online si hablamos de un gran volumen de datos.

En INFORDISA podemos ayudarle a tomar la decisión final y acompañarle en el proceso de implementación y, si lo desea, en el día a día y el mantenimiento de sus sistemas. Contamos en nuestro portfolio de almacenamiento con soluciones SAN, tanto tradicionales (MSA, 3PAR y Nimble) como virtuales (HPE StoreVirtual VSA y HPE SimpliVity); y también con sistemas NAS Backup (HPE StoreOnce). A partir de las necesidades de su empresa, encontraremos juntos la mejor solución personalizada de almacenamiento TI.

 

eBook Disaster Recovery BLOG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.