El tiempo se acaba, es hora de migrar a Windows Server 2012

Migracion ws

Microsoft dejará de dar soporte a su sistema operativo Windows Server 2003. Esta situación puede tener un impacto muy negativo en aquellas empresas que continúen utilizando este SO ya que, al no haber más actualizaciones del sistema por parte de Microsoft, la infraestructura de TI será menos estable y segura.

Aunque todavía quedan varios meses para realizar el proceso completo de migración de Windows Server 2003 a Windows Server 2012 R2, y que tanto Microsoft como HP, el fabricante con mayor cuota de mercado de servidores x86 del mundo, disponen de workshops y servicios destinados a que la migración sea un éxito, la realidad es que, una vez que pase el 14 de julio aquellas empresas que no hayan dado el salto a Windows Server 2012 se pueden encontrar con los siguientes problemas:

1 Incumplimiento de la normativa legal

Tras la finalización del soporte de Windows Server 2003, las organizaciones comprobarán que no son capaces de cumplir muchas normas y regulaciones propias del sector al que pertenecen. Como resultado, pueden perder volumen de negocio o pagar altas tasas por transacciones. Además, se pueden ver envueltas en sanciones, por lo que aumentará significativamente el costo de hacer negocios.

2 Aumento de los costes de mantenimiento

Los servidores antiguos con Windows Server 2003 elevarán el costo de los sistemas de detección de intrusos y los cortafuegos avanzados, pero además obligarán a segmentar la red de la empresa para aislar al resto de equipos.

3 Brechas de seguridad

Sin el apoyo continuo de Microsoft, las instalaciones virtualizadas y físicas de servidores con Windows Server 2003 no pasarán ninguna auditoría de seguridad. Al no existir una solución a vulnerabilidades del sistema, los hackers lo tendrán como objetivo preferido para sus ataques. Y por cierto, Microsoft Small Business Server (SBS) 2003 también se verá afectado.

4 Falta de nuevas funcionalidades

Llegado el 14 de julio, Microsoft deja de desarrollar y posteriormente liberar actualizaciones con nuevas funcionalidades del sistema. A modo de ejemplo y para ver el impacto que esto tiene, sólo en 2013 Microsoft liberó 37 actualizaciones críticas de Windows Server 2003 R2 bajo apoyo extra.

 

Hacia un nuevo modelo de TI

Además de todos los graves problemas a los que se enfrentarán las empresas si no comienzan el proceso de migración de Windows Server 2003 a Windows Server 2012 R2, no nos podemos olvidar de la oportunidad que este cambio supone a la hora de modernizar la infraestructura TI de la empresa.

Elementos clave como la virtualización, Big Data, Cloud Computing, así como la reducción de gastos, el aumento de la flexibilidad y la mejora de la experiencia del cliente y de los niveles de servicio en aplicaciones antiguas pasan necesariamente por Windows Server 2012 R2.

Y es que la nueva versión del sistema operativo para servidores de Microsoft ofrece capacidades multiservidor que hacen que sea más sencillo desarrollar las funciones y características de forma remota en servidores físicos y virtuales. Además, es posible agrupar unidades de disco para dividirlas en diferentes espacios que se utilizarán como discos físicos, con lo que ello supone en términos de ahorro de costes.

Una ventaja añadida es que para evitar los problemas provocados por un exceso de sistemas, Microsoft permite elegir entre cuatro ediciones de Windows Server 2012 en función del tamaño de la organización y de los requisitos de virtualización y cloud computing: Datacenter, Standard, Essentials y Foundation.

Las dos primeras tienen una licencia por procesador más otra de acceso de cliente (CAL por sus siglas en inglés) y las dos últimas, pensadas para empresas más pequeñas, tienen una licencia por servidor con límite en el número de cuentas de usuario; 15 por Foundation y 25 por Essentials.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *