Escritorios virtuales. 10 pasos para hacer el cambio

Escritorios virtuales1

Actualmente, según CISCO, más de la mitad de los trabajadores (52%) utilizan tres o más dispositivos para trabajar, y muchos de ellos llevan sus propios dispositivos a la feinal. Esta dinámica de tra, ha generado unos nuevos planteamientos de infraestructura TIC, relacionados con la seguridad de los datos, el control de gastos y la administración de imágenes y terminales.

Gracias a la virtualización de escritorios (escritorios virtuales), podemos proporcionar a los usuarios un lugar de trabajo bajo demanda y preparado para ser ejecutado desde cualquier dispositivo y desde cualquier parte del mundo. Si se está planteando implementar una infraestructura de escritorio virtual (VDI), recomendamos tener en cuenta estos consejos.

 

1

Analizar los roles
y necesidades de los usuarios

Para conseguir una buena implementación, es necesario crear grupos de usuarios con modelos y requisitos similares para las diferentes utilizaciones del escritorio. Entre las consideraciones a tener en cuenta, podemos destacar:

Tipos de usuarios: Divididos según sus tareas, o cargos.

Requisitos de movilidad: Entre los que deben tener acceso, acceso móvil y sin conexión.

Requisitos del usuario: Los que necesitan escritorio dedicado, aplicaciones personalizadas o lo que requieren instalar aplicaciones.

Esto nos permitirá definir el tipo de escritorio virtual y escoger entre dedicado y flotante. Definiremos también varios depósitos de máquinas virtuales podemos crear, también si los usuarios se conectarán en el escritorio virtual, un escritorio físico centralizado o un terminal que se administra con un escritorio virtual. Y por último, también hay que tener en cuenta que vamos a hacer para mantener los datos de los usuarios cuando éstos no estén conectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *