Importancia del almacenamiento TI

¿Es usted empresario o trabaja por su cuenta? En cualquiera de los dos casos, e incluso si usted es su único jefe y empleado, quizás ha caído ya en la cuenta de cómo de fundamental es tener controlados todos los documentos que genera su negocio: desde los relacionados con la contabilidad (facturas, balances…), a los que genera para sus clientes (presupuestos, informes…), pasando por los legales (cumplimiento de normativas, contratos…), etcétera. En este artículo vamos a tratar el tema de la importancia del almacenamiento TI para los negocios. Controlados en varios sentidos: con documentos originales siempre localizables, con copias –bien realizadas y de fácil, rápida y efectiva reinstauración – garantizadas y todo ello accesible.

Esta tarea no es sencilla, pero puede simplificarse mucho si contamos con un plan de almacenamiento TI. Para diseñarlo, hay que tener en cuenta varias cosas: por ejemplo, el volumen de datos que generamos; también, cuáles son los datos más críticos para nuestra empresa; y además, a quién, cuándo y desde dónde necesitamos dar acceso rápido a cada grupo de datos sensibles. Y no solo. Nuestra planificación también ha de valorar cuestiones como nuestras posibles necesidades de escalabilidad o el presupuesto de qué disponemos para el almacenaje. En artículos posteriores hablaremos de cómo escoger, y planificar, el mejor tipo y sistema de almacenaje para su negocio. En este, vamos a trasladarle por qué cuidar este aspecto de su empresa puede ayudarle a crecer o, por el contrario, ser un freno para su compañía.

Almacenamiento TI, datos empresariales, cada vez más expuestos

Hay dos causas principales por las que los datos de nuestro negocio pueden perderse: por acción humana (debido a errores y descuidos o por una acción intencionada) y por accidentes (provocados, por ejemplo, por desastres naturales). En la categoría de acción humana un sistema de almacenamiento y gestión de datos adecuado (con la planificación y automatización del backup de información) puede minimizar los errores y despistes. Hoy día se han multiplicado por mucho, no solo la cantidad de datos que mueven las empresas, sino el número de personas que acceden a ellos, los dispositivos desde los que lo hacen, etc. Y no todos los trabajadores y colaboradores de una empresa toman las mismas medidas de seguridad y precauciones a la hora de acceder a dicha información, guardarla, transmitirla… De ahí que un almacenamiento TI adecuado sea básico.

Pero mencionábamos otro factor humano en la enumeración anterior: el que pierde o daña información de forma intencionada. Aquí estamos hablando de delitos informáticos, una realidad a la que todas las empresas están expuestas, no solo las grandes. Como muestra, las cifras de un estudio global elaborado por la consultora PwC y que pregunta sobre ciberseguridad. Entre las empresas españolas consultadas, casi el 68% cree probable (o muy probable) que su compañía sufra un ciberataque este 2018. Y respecto a los datos ya constatados, las firmas encuestadas calculan en 17 horas de media al año las que deben detener su normal funcionamiento debido a los ataques informáticos. Y un dato más: casi uno de cada dos ataques los realizan empleados o antiguos empleados de las empresas.

Cara y cruz de la revolución digital

El lado bueno de la revolución digital es luminoso: da libertad de movimientos a empresarios y trabajadores gracias a la posibilidad de conectarse, y acceder a los datos de la empresa, a través de cualquier dispositivo y desde cualquier lugar; una gestión inteligente de la información y del comportamiento del cliente puede llevar, por ejemplo, a efectivas campañas de marketing personalizado; recursos y posibilidades que antes (por complejos y caros) estaban únicamente al alcance de grandes compañías, ahora también pueden ser aprovechados por pymes y profesionales, etc. Pero, ¿hay lado oscuro? Si lo hay, seguramente tiene que ver (aparte de con cuestiones relacionadas con la seguridad) con la dependencia de la información digital. Un simple corte de luz que se alargue o una pérdida sensible de información para la que no estemos preparados pueden acarrear un parón en el normal servicio a nuestros clientes. Sin embargo, ¿vamos a renunciar a las ventajas de la digitalización por miedo a las desventajas? Si su respuesta es no, una de los pasos hacia delante de su empresa pasará por una gestión adecuada del almacenamiento TI. Si emprende ese camino, no dude en hacerlo asesorado por los profesionales de INFORDISA.

 

eBook Disaster Recovery BLOG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *