almacenamiento ti

La explosión de datos que se ha producido en los últimos años (y que va a más, con conceptos como el Big Data, la Inteligencia Artificial o el Internet de las Cosas en boca de todos) dejará sentir su influencia en diferentes aspectos de las TIC, también en el almacenamiento TI. Esa mayor circulación de datos obliga a repensar las soluciones de almacenamiento TI, unas soluciones que también han de tener en cuenta los procesos de virtualización, cada día más habituales, los nuevos requerimientos de seguridad, la demanda de flexibilidad de las empresas, etcétera. Todo ello está marcando la aparición de tendencias y nuevos productos de almacenamiento a lo largo de este 2018.

Avance de la virtualización

Sin duda, el almacenamiento no va a escapar a la tendencia omnipresente en la última década: la virtualización. Eso no significa en absoluto que el almacenamiento tradicional vaya a desaparecer: sigue creciendo, en cantidad y calidad, la oferta. Además, existen frenos para la virtualización, relacionados con la percepción de seguridad de lo virtual, con el tamaño de las empresas, etcétera.

Sin embargo, va a avanzar. Una de las palancas que ayudan a que las compañías (sobre todo las medianas, y progresivamente las pequeñas) se animen a virtualizar sus sistemas de almacenamiento es la hiperconvergencia. Gracias a una infraestructura hiperconvergente definida por software se simplifica la gestión TI, gestionando desde un único punto procesos, almacenamiento, redes y virtualización. Por tanto, la hiperconvergencia continuará ganando terreno en el ecosistema empresarial y, con ella, lo ganará también la virtualización del almacenamiento.

Simplicidad y búsqueda de seguridad

El punto anterior enlaza con este. Una tendencia que hace tiempo domina el entorno del consumo masivo se abre paso, también, en las peticiones del consumo empresarial: la búsqueda de simplicidad. Los gerentes y los responsables de TI quieren trabajar desde una única consola desde donde puedan gestionar, de forma práctica y segura, el máximo de recursos posibles. Es la búsqueda de la simplicidad (también del ahorro de costes) lo que ha empujado tendencias como la hiperconvergencia o el paso a la nube. Cuando una empresa ya ha virtualizado sus servidores, utiliza SaaS (Software as a Service), etc., le es más fácil plantearse confiar en dar el paso a la virtualización para su almacenamiento TI.

Como mencionábamos más arriba, la búsqueda de la seguridad de la información es una prioridad para las empresas. El aumento del volumen de datos en movimiento, el incremento y la mayor sofisticación de la ciberdelincuencia, la dependencia de los datos que tienen los negocios para la continuidad de su operativa diaria (incluso para su supervivencia), el mayor número de accesos a los sistemas corporativos (y desde más variedad de dispositivos y localizaciones) … Todas estas circunstancias van a traducirse en tendencias como, por ejemplo, nuevas prácticas de seguridad en relación al backup, y otras medidas de seguridad complementarias que tranquilicen a los clientes, también a los que den el paso a la nube.

Almacenamiento flash: una tendencia que no decae

El almacenamiento flash no es una novedad, pero continuará siendo una tendencia relevante en los próximos meses. La alta disponibilidad que proporciona es un elemento clave dadas las exigencias del mercado y de fenómenos como el Big Data, que propiciarán que, cada vez más, quien sea capaz de lograr un procesamiento de datos en tiempo real se asegure destacar frente a su competencia.

La tecnología flash se está demostrando muy útil, entre otras situaciones, en aquellas empresas que deciden abordar la modernización de un data center tradicional. La competitividad entre fabricantes está impulsando el lanzamiento de nuevas soluciones flash de mayor densidad y rendimiento.

Apostando por el SDS

El Software Defined Storage o SDS es una tecnología en alza, porque responde a algunas de las principales exigencias del mercado: enfrentar, en buenas condiciones, el aumento de la demanda de almacenamiento TI y permitir una gestión flexible y un crecimiento escalable. Al desligar el hardware del software, es más fácil crecer sin aumentar de forma significativa los costes, incrementando la capacidad y el rendimiento de los sistemas.

No acaban aquí las nuevas tendencias, que incluyen, por ejemplo, canales de fibra cada vez más capaces y rápidos, para poder soportar la mayor circulación de datos y el uso de tecnología flash. En el caso de las grandes empresas, otro término que va a sonar con fuerza serán los data lake, enfocados a la gestión del Big Data… Sea cual sea el tamaño y el sector de actividad de su empresa, el almacenamiento TI será un punto estratégico en los próximos meses y años. En INFORDISA no le propondremos la solución estándar de moda, sino que buscaremos la combinación de herramientas más adecuada para su caso. Cuente con nosotros.


servicios gestionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.