Retos seguridad y ciberseguridad

En pocas épocas como en la actual hemos sido los humanos conscientes de estar viviendo, en directo, una gran revolución global. Y el hecho de que sea global y de que seamos conscientes de estar viviéndola tiene mucho que ver con lo que está en el centro de este cambio profundo y permanente. Nos referimos a la revolución digital, que ha afectado a nuestras vidas en muchos sentidos: la forma de relacionarnos, de comprar, de consumir, de trabajar, de disfrutar del ocio… y un largo etcétera. En el artículo de hoy hablaremos de los restos de la seguridad IT y la Ciberseguridad para 2018.

Pocos niegan ya que la mayoría de los cambios que la tecnología TI nos ha traído sean positivos: desde poder comunicarse con cualquiera en cualquier parte del mundo a avances clave en sectores como la ciencia. Sin embargo, no podemos cerrar los ojos (especialmente, el mundo empresarial) a algunas contrapartidas y riesgos que también han llegado de la mano de las nuevas tecnologías. Nos referimos a los retos en seguridad IT y ciberseguridad. Desde hace años, los desafíos no dejan de crecer. Y el año que acabamos de empezar no va a ser diferente. Veamos algunos de los retos que enfrentaremos en 2018, y para los que las compañías de todo el mundo, de cualquier tamaño y sector, tendrán que prepararse.

Ciberseguridad, todos conectados, y no solo las personas

Las ventanas de oportunidad que han abierto los sistemas que facilitan la conectividad y la movilidad (tanto en redes como en dispositivos) a empresarios y profesionales deben de quedar, al mismo tiempo, cerradas para los hackers y ciberdelincuentes, o podemos acabar teniendo serios problemas.

En la mayoría de empresas de nuestro entorno hay al menos un trabajador (cuando no un equipo entero) que se conecta a distancia con los sistemas de la compañía, ya sea en su domicilio, en subsedes de la compañía, in itinere o en las visitas a clientes.

Para ello puede usar ordenadores, tabletas o móviles. Esta situación ya hace años que viene planteando desafíos a los responsables de seguridad de las empresas, que deben intentar conseguir que plantilla y colaboradores solo establezcan conexiones seguras, sigan las políticas de seguridad de la compañía, etc.

Lo que supone una novedad es el estallido (previsto por los analistas para este mismo año) de la tecnología conocida como el Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés). Aunque ya estaba a nuestro alrededor desde hace un tiempo (por ejemplo, muchos de nosotros tenemos un termostato inteligente que, tal vez, ya habíamos empezado a controlar desde una app del fabricante descargada en nuestro móvil), en los próximos meses y años serán muchos los negocios que lo incorporen como un elemento clave en su estructura de negocio. Esto, que es una noticia estupenda, deberá ir acompañado de la asunción de medidas por parte de los equipos de ciberseguridad. Si no, una impresora dotada de IoT puede acabar revelando a un hacker datos clave de nuestra compañía.

La sociedad avanza, los ciberdelincuentes también

Si la flexibilidad, la adaptación al cambio y la previsión frente a los nuevos escenarios se han convertido en una máxima en cualquier actividad de la vida, quizás más aún en el caso de la seguridad informática. Porque si los empresarios hacen esfuerzos en este sentido, también lo hacen los ciberdelincuentes y los hackers.

Basta con estar solo un poco atento a las alertas de las empresas de ciberseguridad (o a las de los cuerpos de seguridad, que cuentan con brigadas especializadas en ciberdelincuencia; o simplemente a los informativos) para saber que las formas de estafa cibernética, por ejemplo, el phising, han sido mejoradas para que resulte más difícil advertir el peligro (imitan de forma casi perfecta las webs falsas adonde redirigen, se adaptan al idioma que usa el potencial estafado, etc.); que el malware se sofistica para hacerse indetectable; que los delincuentes encuentran cada vez más vulnerabilidades (exploit) que utilizar para infectar y controlar dispositivos… Y solo hemos citado las más “populares” de entre las amenazas para el año que acaba de empezar.

Por tanto, todos estos problemas de seguridad IT van a seguir siendo noticia en 2018. Y solo las empresas que se pongan en mano de verdaderos especialistas que, desde el conocimiento de esta realidad, preparen sus sistemas para defenderse y anticiparse, estarán a salvo (al menos más que la mayoría y que su competencia) en un entorno tan exigente y competitivo como el actual.


eBook Protegiendo tu empresa contra ciberataques BLOG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.