Servicios gestionados

Desde hace al menos una década, el departamento de TI de una empresa se ha convertido, sino en su centro, sí en un punto de alta demanda por parte del resto de departamentos. Y para que suceda así no es necesario que hablemos de un negocio del sector tecnológico: cualquier empresa, grande o pequeña, necesita de hardware y software (servidores, sistemas de almacenamiento, Internet, programas y aplicaciones…) en su día a día. Pero, ¿qué ocurre cuando una empresa no puede permitirse tener profesionales TI en plantilla? ¿O cuando decide que, por la estructura de su negocio, no le conviene tenerlos? Ahí entran en juego los servicios gestionados de TI.

Servicios gestionados a medida de las necesidades de cada cliente

Las empresas externas que ofrecen servicios gestionados TI han de tener varias características para proveer un servicio de calidad, pero la principal ha de ser la adaptación a las necesidades del cliente. Es decir, este tipo de servicio ha de ser a medida, no puede consistir en algo estándar, ni tampoco en una relación esporádica para cubrir necesidades puntuales del cliente. De hecho, es habitual contratar a estas compañías cuando la empresa cliente está en proceso de consolidación o crecimiento, y tiene que reorientar y optimizar al máximo su infraestructura y procesos tecnológicos.

En estos casos, además de encargarse de administrar los sistemas y afrontar el mantenimiento de los mismos, se pone el énfasis en acompañar a la empresa en la planificación de sus necesidades, y en la implementación de las soluciones TI que las cubrirán. De este modo, la empresa proveedora de servicios gestionados podrá permitir escalar los servicios que ofrece al cliente a medida que este lo necesite.

Optimizar: rentabilice sus recursos TI gracias a las Servicios Gestionados

A partir de una auditoría y de reuniones con el cliente, el proveedor le propondrá las soluciones más acordes con las necesidades de su empresa. Normalmente, una parte de ellas pasará por utilizar el cloud. El establecimiento del uso de la nube para el cliente deriva, para empezar, en un ahorro de costes: al poder prescindir de infraestructuras físicas, desplazando esas tareas al coud, los costes de espacio, mantenimiento y energía disminuyen.

Pero los servicios gestionados tienen ventajas no solo en costes, también en modernización de procesos, en seguridad, etcétera. De hecho, a medida que avanzan las necesidades y posibilidades tecnológicas de las empresas, también crece el paraguas que cubren los servicios gestionados. En la actualidad, es frecuente que se encarguen de facilitar y garantizar el buen funcionamiento de la conectividad y del uso de diferentes dispositivos. Algo imprescindible en un entorno donde modalidades de relación como el teletrabajo o el BYOD (Bring Your Own Device) van en aumento, y no por una mera moda, sino porque ayudan a optimizar los resultados empresariales.

Seguridad y datos, también bajo control de los servicios gestionados

Otra de las formas en que los servicios gestionados optimizan las capacidades de la empresa se relacionan con los trabajos de backup. Se ayuda a los clientes a automatizar la tediosa tarea de las copias de seguridad. También, a menudo, a preparar planes de recuperación de datos, sistemas y actividad en caso de incidentes, el conocido como Disaster Recovery (este último es un aspecto que, como todos los relacionados con la prevención, a menudo se descuidan, pese a su enorme importancia).

Y otro tema al que los proveedores de servicios gestionados están atendiendo en los últimos tiempos es la seguridad. El aumento de las vías de conexión, del uso de distintos dispositivos es una “oportunidad” para los ciberdelincuentes, que se convierte en un quebradero de cabeza para cualquier compañía. Las empresas de servicios gestionados a menudo también cubren la prevención de intrusiones. Y los beneficios continúan, ya que, al automatizar procesos y sacar el máximo partido a la infraestructura tecnológica, el cliente final también percibe una mejora en la calidad del servicio (menos caídas del servicio, más usabilidad, etc.), con lo que la reputación de la empresa crece.

Implicación con el cliente

Además de ser un “traje a medida” los buenos servicios gestionados deben reunir al menos dos características más: la disponibilidad y contar con acuerdos con los fabricantes más solventes. La relación proveedor/cliente ha de ser asimilable a la que la firma tendría con un trabajador en plantilla. Aunque el contacto se establezca mayoritariamente por teléfono o vía telemática, los profesionales que se ocupan de sus servicios gestionados han de conocer a fondo su negocio y saber cubrir sus necesidades e, incluso, adelantarse a ellas.

Asimismo, el gerente de una empresa no tiene por qué ser especialistas ni en procesos ni en productos tecnológicos. Será misión de su proveedor escoger lo mejor para optimizar la infraestructura TI de cada uno de sus clientes. En INFORDISA somos especialistas en este camino de asesoramiento y apoyo TI, trabajamos con los mejores fabricantes y ofrecemos nuestros servicios gestionados desde la máxima implicación con su negocio. ¿Le explicamos cómo?

Somos expertos, y nos gusta ayudar a nuestros clientes a conseguir sus objetivos empresariales. Puede contar con nosotros.

servicios gestionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.