Entradas

Servicios gestionados

Desde hace al menos una década, el departamento de TI de una empresa se ha convertido, sino en su centro, sí en un punto de alta demanda por parte del resto de departamentos. Y para que suceda así no es necesario que hablemos de un negocio del sector tecnológico: cualquier empresa, grande o pequeña, necesita de hardware y software (servidores, sistemas de almacenamiento, Internet, programas y aplicaciones…) en su día a día. Pero, ¿qué ocurre cuando una empresa no puede permitirse tener profesionales TI en plantilla? ¿O cuando decide que, por la estructura de su negocio, no le conviene tenerlos? Ahí entran en juego los servicios gestionados de TI.

Servicios gestionados a medida de las necesidades de cada cliente

Las empresas externas que ofrecen servicios gestionados TI han de tener varias características para proveer un servicio de calidad, pero la principal ha de ser la adaptación a las necesidades del cliente. Es decir, este tipo de servicio ha de ser a medida, no puede consistir en algo estándar, ni tampoco en una relación esporádica para cubrir necesidades puntuales del cliente. De hecho, es habitual contratar a estas compañías cuando la empresa cliente está en proceso de consolidación o crecimiento, y tiene que reorientar y optimizar al máximo su infraestructura y procesos tecnológicos.

En estos casos, además de encargarse de administrar los sistemas y afrontar el mantenimiento de los mismos, se pone el énfasis en acompañar a la empresa en la planificación de sus necesidades, y en la implementación de las soluciones TI que las cubrirán. De este modo, la empresa proveedora de servicios gestionados podrá permitir escalar los servicios que ofrece al cliente a medida que este lo necesite.

Optimizar: rentabilice sus recursos TI gracias a las Servicios Gestionados

A partir de una auditoría y de reuniones con el cliente, el proveedor le propondrá las soluciones más acordes con las necesidades de su empresa. Normalmente, una parte de ellas pasará por utilizar el cloud. El establecimiento del uso de la nube para el cliente deriva, para empezar, en un ahorro de costes: al poder prescindir de infraestructuras físicas, desplazando esas tareas al coud, los costes de espacio, mantenimiento y energía disminuyen.

Pero los servicios gestionados tienen ventajas no solo en costes, también en modernización de procesos, en seguridad, etcétera. De hecho, a medida que avanzan las necesidades y posibilidades tecnológicas de las empresas, también crece el paraguas que cubren los servicios gestionados. En la actualidad, es frecuente que se encarguen de facilitar y garantizar el buen funcionamiento de la conectividad y del uso de diferentes dispositivos. Algo imprescindible en un entorno donde modalidades de relación como el teletrabajo o el BYOD (Bring Your Own Device) van en aumento, y no por una mera moda, sino porque ayudan a optimizar los resultados empresariales.

Seguridad y datos, también bajo control de los servicios gestionados

Otra de las formas en que los servicios gestionados optimizan las capacidades de la empresa se relacionan con los trabajos de backup. Se ayuda a los clientes a automatizar la tediosa tarea de las copias de seguridad. También, a menudo, a preparar planes de recuperación de datos, sistemas y actividad en caso de incidentes, el conocido como Disaster Recovery (este último es un aspecto que, como todos los relacionados con la prevención, a menudo se descuidan, pese a su enorme importancia).

Y otro tema al que los proveedores de servicios gestionados están atendiendo en los últimos tiempos es la seguridad. El aumento de las vías de conexión, del uso de distintos dispositivos es una “oportunidad” para los ciberdelincuentes, que se convierte en un quebradero de cabeza para cualquier compañía. Las empresas de servicios gestionados a menudo también cubren la prevención de intrusiones. Y los beneficios continúan, ya que, al automatizar procesos y sacar el máximo partido a la infraestructura tecnológica, el cliente final también percibe una mejora en la calidad del servicio (menos caídas del servicio, más usabilidad, etc.), con lo que la reputación de la empresa crece.

Implicación con el cliente

Además de ser un “traje a medida” los buenos servicios gestionados deben reunir al menos dos características más: la disponibilidad y contar con acuerdos con los fabricantes más solventes. La relación proveedor/cliente ha de ser asimilable a la que la firma tendría con un trabajador en plantilla. Aunque el contacto se establezca mayoritariamente por teléfono o vía telemática, los profesionales que se ocupan de sus servicios gestionados han de conocer a fondo su negocio y saber cubrir sus necesidades e, incluso, adelantarse a ellas.

Asimismo, el gerente de una empresa no tiene por qué ser especialistas ni en procesos ni en productos tecnológicos. Será misión de su proveedor escoger lo mejor para optimizar la infraestructura TI de cada uno de sus clientes. En INFORDISA somos especialistas en este camino de asesoramiento y apoyo TI, trabajamos con los mejores fabricantes y ofrecemos nuestros servicios gestionados desde la máxima implicación con su negocio. ¿Le explicamos cómo?

Somos expertos, y nos gusta ayudar a nuestros clientes a conseguir sus objetivos empresariales. Puede contar con nosotros.

servicios gestionados

soporte para ERP y CRM

Los servicios gestionados son la vía por la que una empresa confía en un tercero parte de las tareas que le sobrepasan en su día a día. Pero no hablamos de elegir una firma para que nos lleve de forma externa y prácticamente autónoma una serie de trabajos. Lo que hacemos es crear equipo sin que sea necesario incorporar nuevos profesionales a la plantilla. Es habitual llevarlo a cabo en un momento de crecimiento de la firma, cuando el gerente o un departamento necesitan todas sus energías para un cometido (que les restará tiempo para los demás). Pero a veces también se contratan desde el principio, conscientes de que, a menudo, los mejores especialistas (y los mejores planes de implantación y optimización de procesos) trabajan en empresas que ofrecen servicios gestionados.

Servicios gestionados, servicios alineados

Los campos más habituales para los que se suele pedir colaboración de una empresa de servicios gestionados son, por ejemplo, el soporte al departamento TI en tareas de mantenimiento de equipos y redes, seguridad, actualizaciones de software, etc. Siempre desde la misma máxima: la atención y el soporte pueden hacerse total o parcialmente de forma remota (por teléfono o vía telemática), pero tanto los trabajadores de la plantilla del cliente como los de la empresa externa deben trabajar alineados con los objetivos a cumplir y con la cultura empresarial de la compañía.

Hay áreas donde quizás no asociemos tan frecuentemente los servicios gestionados. Sin embargo, adoptarlos para estos cometidos puede incrementar, en mucho, la eficacia y productividad de un negocio. Nos referimos al soporte para los software ERP y CRM. Vamos a ver con detalle las ventajas de contar con soporte especializado para uno y otro ámbito.

ERP: Los recursos y posibilidades de su empresa, a la vista

Las siglas ERP hacen referencia a Entreprise Resource Planning, un software que, como su nombre indica, mejora la gestión de cualquier tipo de negocio, ayudando a sus gestores a planificar sus recursos. Un software que se adapta y resulta útil a todo tipo de empresas, sean cuales sean su tamaño y sector de actividad. Su gran ventaja es que integra todos los datos y movimientos de la compañía relacionados con las áreas de logística, recursos humanos, inventarios, contabilidad, etc. Al ofrecer una visión completa de aquello con lo que cuenta y de lo que se está moviendo en un negocio, facilita a sus responsables la toma de decisiones y, además, ahorra tiempo.

Cualquier empresa puede beneficiarse de ventajas como el que todas las áreas del negocio queden reunidas en una base de datos única; que se facilite la administración de las finanzas, permitiendo la exportación de datos y el intercambio de información; tener siempre actualizado, en tiempo real, el stock y el inventario; atender mejor, y más rápido a los clientes, gracias a la información actualizada de que se dispone sobre cualquier área de la compañía; y, muy importante hoy día, mejorar la conectividad.

CRM: El marketing y las ventas, reciben un impulso

Igual que ocurre con el ERP, el software CRM (Customer Relationship Management) se convierte en una eficaz ayuda para todo tipo de empresas: pymes o multinacionales, minoristas, mayoristas, de moda, de alimentación, farmacéuticas… Como afirman sus siglas, se trata de manejar las relaciones con los clientes, y de hacerlo bien. El CRM recoge todas las interacciones de la empresa con cada cliente: los intercambios por correo electrónico, redes sociales, llamadas, etc. El software permite gestionar con eficacia la agenda y contactos del negocio, recopilando información útil para los equipos de marketing y ventas. Hace posible planificar las acciones comerciales y predecir las transacciones, en función a datos reales. Las campañas de marketing se vuelven más efectivas y se facilita la supervisión del servicio de atención al cliente, mejorando su trabajo y la calidad del mismo.

¿Por qué confiarnos la implantación de su ERP y CRM?

¿Por qué confiar en INFORDISA para la implantación y desarrollo de software ERP y CRM a través de servicios gestionados? Porque acompañamos a la empresa en todo el proceso: desde ayudarla a elegir el software que más le conviene, hasta cuidar que la implantación sea la adecuada, integrarla con la cultura de empresa, formar a los empleados, hacer de enlace con todos los departamentos para personalizar las soluciones (acorde a las necesidades de la empresa)… Y, por supuesto, realizar el soporte y mantenimiento, así como encargarnos de las actualizaciones y de cualquier problema que pudiera aparecer.

Somos expertos, y nos gusta ayudar a nuestros clientes a conseguir sus objetivos empresariales. Puede contar con nosotros.

servicios gestionados

Servicios gestionados pyme

Hasta hace pocos años, la mayoría de las pymes encontraban muchas dificultades para aumentar su competitividad y hallar nuevos nichos de mercado. Las limitaciones económicas, las barreras administrativas y el poco acceso a las innovaciones tecnológicas obligaban a las pequeñas y medianas empresas a seguir operando al modo tradicional, y no más allá de unas estrechas fronteras físicas.

La tecnología (sobre todo, a partir de la popularización del acceso a Internet y a todo lo relacionado con la digitalización) ha ayudado, sino a igualar, sí a acercar las posibilidades de competir en condiciones similares de grandes y pequeños. Pero las pymes no suelen tener capacidad de, por ejemplo, incorporar grandes plantillas de TI, un departamento dedicado en exclusiva a la exportación, un numeroso equipo de marketing, etcétera. Como el DIY (hazlo tú mismo) tampoco es, a menudo, la opción más recomendable si se quieren conseguir resultados efectivos, la externalización, total o parcial, de algunos servicios necesarios para la empresa se ha convertido en una buena salida en diversas áreas.

Los servicios gestionados de TI

Una de esas áreas son las TI. Aquí, más que hablar de un outsourcing ‘puro’ se está popularizando el modelo de servicios gestionados. Se trata de que la empresa proveedora de soluciones TI llegue un acuerdo con la pyme que la contrata. Un acuerdo estable que puede incluir diversidad de servicios (infraestructura, seguridad, mantenimiento, software…) adaptados a las necesidades concretas de cada cliente. Pero al ser estable y provenir de una empresa experta en TI, hay un compromiso más fuerte entre proveedor y cliente, que hace que el primero actúe de forma proactiva, realice propuestas de mejora y esté ahí siempre para ofrecer un asesoramiento experto.

En general, cualquier empresa puede beneficiarse de este tipo de relación con las TI, pero son las pymes las que, indudablemente, le pueden sacar más partido. En ahorros de varios tipos, en capacidad de afrontar crecimientos y renovaciones que no podrían encarar de otro modo, etc. Veamos algunas de estas ventajas.

Los mejores trabajadores sin los costes más altos

Fichar a un profesional de TI de primera fila no está al alcance de la mayoría de propietarios de pymes. Sin embargo, casi todas ellas podrían salir beneficiadas, y mucho, de contar con sus conocimientos y profesionalidad. Más aún en estos tiempos en que nos bombardean con el mensaje (por suerte o por desgracia, a menudo cierto) de “crecer o perecer”.

Con el modelo de servicios gestionados, la pyme tiene a su disposición (sin necesidad de contratarlos directamente) a expertos en tecnología que, en caso de que cuenten con algún profesional de dicho ámbito en plantilla, se coordinarán con él y asumirán la parte de trabajo del departamento que haya sido acordada con el cliente.

Cada uno, a su especialidad y todos remando juntos

Nadie está igual de capacitado para cumplir con todas las tareas que hay que realizar en una empresa. Si bien es cierto que las pymes no suelen poder contratar a uno o varios especialistas para cada área de trabajo, también lo es que delegar las tareas diarias (mantenimiento de redes e infraestructura, copias de seguridad, gestión del almacenamiento de datos, programación…) a un proveedor externo (y experto) libera a su propio personal para que hagan solo aquello en lo que de verdad son especialistas.

Y en cuanto al dueño o responsable de la pyme, le permite asumir el rol de coordinar el trabajo de todos, a favor de la competitividad del negocio. Gracias, en parte, y como decíamos al principio, de que se beneficia de recursos que no podría afrontar sin acudir al modelo de servicios gestionados (pensemos, por ejemplo, en la posibilidad de contar con la ayuda de expertos para desarrollar e implantar nuevas soluciones tecnológicas). Añadiendo a todo esto la escalabilidad que permiten los modelos gestionados: es decir, si creces, puedes ir demandando nuevas posibilidades y soluciones a medida que las necesitas.

Ahorros y seguridad

La subcontratación de ciertos servicios posibilita planificar mejor las posibilidades de inversión, y las previsiones de beneficios, a partir del control de gastos. A diferencia de lo que ocurre cuando todo el personal está en plantilla, y la provisión de nuevo hardware o software depende de la pyme, con los servicios gestionados se descartan este tipo de imprevistos. El empresario sabe lo que tendrá que pagar a final del próximo mes (y del siguiente, y del otro…). Eso sin olvidar que los incrementos de productividad y competitividad que ya hemos descrito representan, por sí mismos, una mejora en los balances de la pyme.

Y si pensamos en cómo nuestro proveedor externo va a ahorrarnos problemas de multas (por incumplimiento de normativas) o de pérdidas por ciberataques, estaremos sumando un ahorro extra. Por eso, si su negocio es pequeño o mediano, los servicios gestionados que podemos ofrecerle están pensados para usted.

Comunicación y trabajo orientado al cliente y a resultados han de ser las máximas de cualquier proveedor de servicios gestionados. En INFORDISA lo sabemos y lo cumplimos. ¿Te lo demostramos?

servicios gestionados

Servicios gestionados

Con la entrada en escena de Internet y de las distintas oportunidades que ha traído al panorama empresarial, los departamentos de TI y sus profesionales se han convertido en una pieza esencial de las organizaciones. Tan esencial, y disputada, que es frecuente que se acabe reconociendo que, desde dentro de la empresa, no se llega a todo. Porque ese todo es cada día más amplio: se gestionan más datos; crecen las transacciones de las empresas vía internet; se usa la nube; llega el Internet de las Cosas (IoT); hay mayor demanda de conectividad; se multiplican el teletrabajo y las reuniones virtuales; se implanta el BYOD (Bring Your Own Device)… Hoy os hablamos de la importancia de saber confiar en los servicios gestionados.

Nuevas demandas se suman a demandas recientes. Así que, cuando el equipo de TIC aún no ha podido explotar al máximo las posibilidades de una novedad tecnológica (a veces, crítica para la evolución positiva de la empresa), llega otra que tampoco tendrán tiempo de exprimir adecuadamente. Ahí entran en juego los servicios gestionados, que vienen a complementar los propios de la empresa, o a sustituirlos completamente. En cualquier caso, siempre han de hacer que el cliente los pueda considerar parte de su propio equipo, aunque no ocupen una mesa en las instalaciones de la sede central.

Confiar en terceros: El camino hacia los servicios gestionados

Si la situación descrita llega a una empresa, es habitual que se planteen la posibilidad de externalizar  los servicios TI, todos o parte. Las empresas que ofrecen servicios gestionados (se las conoce por sus siglas en inglés, MSP) se dedican a administrar de forma remota la infraestructura tecnológica e informática de la empresa de un cliente (pudiendo también añadir la gestión de los sistemas de usuario final) que subcontrata sus servicios de forma estable (normalmente, a través de un modelo de suscripción).

El modelo es diferente de un mero outsourcing de un servicio y una necesidad muy concreta. La relación cuando se contratan servicios gestionados es estable (y predecible en costes, una ventaja muy apreciada por los clientes de MSP). El trabajador o trabajadores, aunque lo hagan de forma remota, establecen una relación de confianza y proactividad con la empresa a la que sirven. Es decir, no se quedan esperando que algo se rompa y necesite ser reparado, o a que se le encargue un proyecto concreto: realizan una propuesta de mantenimiento y mejora de servicios y la aplican a lo largo del tiempo de duración del acuerdo, adaptándola a las necesidades u oportunidades que puedan ir presentándosele a su cliente.

¿Cuándo se recurre a los servicios gestionado y para qué?

Los servicios gestionados pueden necesitarse cuando la empresa (sus diferentes departamentos) está requiriendo con mucha intensidad recursos TIC de los profesionales en plantilla (pensemos en la creación de un nuevo área de negocio, en un lanzamiento de producto, en la apertura de una nueva sede, en una entrada importante de nuevos trabajadores…). Ante estos casos, cuando se recurre a servicios gestionados estos se conectan de forma remota con los servidores de sus clientes, y monitorizan el trabajo realizado.

Pueden abarcar procesos de todo tipo: desde tareas más clásicas, como la instalación y mantenimiento de equipos informáticos o la gestión de redes y sistemas; a otros de soporte técnico interno o a cliente final; gestión de logística, etcétera. La idea es ahorrarse trabajo y delegar responsabilidades, pero con dos exigencias claras que este modelo de colaboración proporciona: que no haya merma en la calidad del servicio ni falta de alineación en los objetivos.

Comunicación y trabajo orientado al cliente y a resultados han de ser las máximas de cualquier proveedor de servicios gestionados. En INFORDISA lo sabemos y lo cumplimos. ¿Te lo demostramos?

servicios gestionados