Entradas

almacenamiento ti

La explosión de datos que se ha producido en los últimos años (y que va a más, con conceptos como el Big Data, la Inteligencia Artificial o el Internet de las Cosas en boca de todos) dejará sentir su influencia en diferentes aspectos de las TIC, también en el almacenamiento TI. Esa mayor circulación de datos obliga a repensar las soluciones de almacenamiento TI, unas soluciones que también han de tener en cuenta los procesos de virtualización, cada día más habituales, los nuevos requerimientos de seguridad, la demanda de flexibilidad de las empresas, etcétera. Todo ello está marcando la aparición de tendencias y nuevos productos de almacenamiento a lo largo de este 2018.

Avance de la virtualización

Sin duda, el almacenamiento no va a escapar a la tendencia omnipresente en la última década: la virtualización. Eso no significa en absoluto que el almacenamiento tradicional vaya a desaparecer: sigue creciendo, en cantidad y calidad, la oferta. Además, existen frenos para la virtualización, relacionados con la percepción de seguridad de lo virtual, con el tamaño de las empresas, etcétera.

Sin embargo, va a avanzar. Una de las palancas que ayudan a que las compañías (sobre todo las medianas, y progresivamente las pequeñas) se animen a virtualizar sus sistemas de almacenamiento es la hiperconvergencia. Gracias a una infraestructura hiperconvergente definida por software se simplifica la gestión TI, gestionando desde un único punto procesos, almacenamiento, redes y virtualización. Por tanto, la hiperconvergencia continuará ganando terreno en el ecosistema empresarial y, con ella, lo ganará también la virtualización del almacenamiento.

Simplicidad y búsqueda de seguridad

El punto anterior enlaza con este. Una tendencia que hace tiempo domina el entorno del consumo masivo se abre paso, también, en las peticiones del consumo empresarial: la búsqueda de simplicidad. Los gerentes y los responsables de TI quieren trabajar desde una única consola desde donde puedan gestionar, de forma práctica y segura, el máximo de recursos posibles. Es la búsqueda de la simplicidad (también del ahorro de costes) lo que ha empujado tendencias como la hiperconvergencia o el paso a la nube. Cuando una empresa ya ha virtualizado sus servidores, utiliza SaaS (Software as a Service), etc., le es más fácil plantearse confiar en dar el paso a la virtualización para su almacenamiento TI.

Como mencionábamos más arriba, la búsqueda de la seguridad de la información es una prioridad para las empresas. El aumento del volumen de datos en movimiento, el incremento y la mayor sofisticación de la ciberdelincuencia, la dependencia de los datos que tienen los negocios para la continuidad de su operativa diaria (incluso para su supervivencia), el mayor número de accesos a los sistemas corporativos (y desde más variedad de dispositivos y localizaciones) … Todas estas circunstancias van a traducirse en tendencias como, por ejemplo, nuevas prácticas de seguridad en relación al backup, y otras medidas de seguridad complementarias que tranquilicen a los clientes, también a los que den el paso a la nube.

Almacenamiento flash: una tendencia que no decae

El almacenamiento flash no es una novedad, pero continuará siendo una tendencia relevante en los próximos meses. La alta disponibilidad que proporciona es un elemento clave dadas las exigencias del mercado y de fenómenos como el Big Data, que propiciarán que, cada vez más, quien sea capaz de lograr un procesamiento de datos en tiempo real se asegure destacar frente a su competencia.

La tecnología flash se está demostrando muy útil, entre otras situaciones, en aquellas empresas que deciden abordar la modernización de un data center tradicional. La competitividad entre fabricantes está impulsando el lanzamiento de nuevas soluciones flash de mayor densidad y rendimiento.

Apostando por el SDS

El Software Defined Storage o SDS es una tecnología en alza, porque responde a algunas de las principales exigencias del mercado: enfrentar, en buenas condiciones, el aumento de la demanda de almacenamiento TI y permitir una gestión flexible y un crecimiento escalable. Al desligar el hardware del software, es más fácil crecer sin aumentar de forma significativa los costes, incrementando la capacidad y el rendimiento de los sistemas.

No acaban aquí las nuevas tendencias, que incluyen, por ejemplo, canales de fibra cada vez más capaces y rápidos, para poder soportar la mayor circulación de datos y el uso de tecnología flash. En el caso de las grandes empresas, otro término que va a sonar con fuerza serán los data lake, enfocados a la gestión del Big Data… Sea cual sea el tamaño y el sector de actividad de su empresa, el almacenamiento TI será un punto estratégico en los próximos meses y años. En INFORDISA no le propondremos la solución estándar de moda, sino que buscaremos la combinación de herramientas más adecuada para su caso. Cuente con nosotros.

almacenamiento ti

Existen pocos productos y servicios, al menos cuando hablamos de tecnología, que sean de aplicación universal. Así ocurre, por ejemplo, con el almacenamiento TI.  Esto, que se ve muy claro si pensamos, por ejemplo, en un automóvil (no necesitará el mismo un transportista, que una persona que lo va a utilizar para salidas de fin de semana, que una familia de cinco miembros que hace viajes largos) a veces se nos olvida cuando nos referimos a servicios para empresas. Todo negocio lo necesita, pero no a todo el mundo le sirve la misma oferta y configuración.

Almacenamiento TI: un elemento estratégico para cualquier negocio

Decíamos que toda empresa lo necesita. Tal vez alguna pyme o micropyme piense que es un desembolso económico que puede ahorrarse. Sin duda, y como señalábamos al principio, no tendrá por qué hacer una inversión tan importante y compleja como una multinacional, pero es un tema que tampoco podrá descuidar. Para hacernos conscientes de esa necesidad de guardar (y salvaguardar) los datos de nuestro negocio, pequeño o grande, basta pensar en la dependencia que tenemos de ellos para seguir funcionando. O en las consecuencias (en forma de pérdida de prestigio, de multas por vulneración de normativas de protección de datos, de dinero, por tener que poner solución donde no hemos puesto prevención, etc.) que tendría para nosotros descuidar un aspecto tan básico.

Planificar y prevenir, la base del buen almacenamiento TI

La variedad de oferta en temas de almacenamiento TI puede llevar a algunas empresas a escoger cualquier producto (porque es el que más le suena, o porque es el más económico) sin una adecuada reflexión sobre el uso que va a dársele. Asimismo, una vez instalado, no todas las compañías realizan las copias de seguridad de forma adecuada. Y aún son más las que no tienen un plan previsto en el caso de una pérdida de información relevante. Las fugas de información no son algo que solo ocurra a las majors de cine cuando van a lanzar un estreno. Los ciberdelincuentes salen a ‘pescar’ y lanzan ataques masivos que pueden afectar a cualquiera. Sin olvidarnos de los accidentes que pueden deteriorar nuestros sistemas. Así que sí: es necesario contar con un plan.

Una estrategia de almacenamiento TI personalizada

Así pues, ¿qué tendremos que tener en cuenta al abordar nuestra estrategia de almacenamiento TI? Primero, hacer una estimación del volumen de datos con el que contamos. El presupuesto del que disponemos también se tendrá en cuenta, aunque la disponibilidad de oferta hoy día permite hacer una adecuada gestión de datos a precios muy competitivos. Una de las primeras elecciones que realizaremos será el uso de dispositivos físicos, virtuales o una mezcla de ambos para nuestros backup. Aunque el uso de la nube para almacenar datos está cada día más extendido, en algunos casos puede ser recomendable utilizar también almacenamiento tradicional (su proveedor le explicará las diferencias entre los sistemas SAN, NAS, etc. y le recomendará el mejor para su caso).

También deberá tener en cuenta las normativas existentes en cuanto a protección de datos. Ese es uno de los motivos que lleva a muchas empresas a utilizar el backup online para datos que requieren especial protección, y que deben mantener una copia fuera de las instalaciones de la compañía. Por otra parte, su departamento interno (o externo) de TI deberá asegurarse de conocer en todo momento varias cuestiones: qué datos se están copiando; dónde se están almacenando; con qué RTO (Tiempo Objetivo de Recuperación) y RPO (Punto Objetivo de Recuperación) cuentan (eso marcará qué información recuperaremos en caso de desastre); qué nos dice nuestro plan de Disaster Recovery sobre los pasos a seguir (por todos y cada uno de los miembros de la empresa) tras un incidente grave y una pérdida de datos; ¿cuánto tardaremos en volver a la normalidad?; tenemos copias de seguridad, pero ¿funcionan adecuadamente en el momento de proceder a reinstaurar la información?, etcétera.

Si decide que otras áreas de su negocio necesitan toda su atención, y que prefiere delegar la estrategia de almacenamiento TI de su empresa, en INFORDISA nos comprometemos a acompañarle durante todo el proceso (en la elección e implementación, pero también en la gestión del día a día, si así lo prefiere). Para aportarle tranquilidad y ayudarle a consolidar y hacer crecer su negocio.

 

almacenamiento TI

En el momento de montar un negocio, son tantas las elecciones a hacer y las decisiones a tomar (la ubicación de la sede física, si la hay; la solicitud o no de préstamos para iniciar nuestra andadura empresarial; la selección de personal; el mobiliario, la maquinaria, los proveedores, etc.) que algunas pueden realizarse a la ligera, acarreando problemas a posteriori. Dado que hoy día, sea del sector que sea nuestra empresa, las cuestiones relacionadas con la generación y uso de datos van a ser claves, parecería lógico dedicar algo de tiempo a decidir qué almacenamiento TI escogemos.

Las opciones existentes: almacenamiento TI

Para poder elegir, primero debemos conocer las opciones disponibles en lo que a almacenamiento TI se refiere. La primera clasificación podríamos hacerla en base al uso o no de la nube, ese concepto omnipresente que ha venido a aportar nuevas soluciones en casi todos los ámbitos TIC. Existen tres tipos: los sistemas locales convencionales (toda la información se almacena en dispositivos físicos); los sistemas híbridos (una parte de la información se guarda en sistemas locales, mientras que otra parte se traslada al cloud); y, por último, el almacenaje 100% online (también conocido como Storage as a Service –StaaS –o almacenamiento como servicio).

Todos los sistemas de almacenamiento cuentan con algún tipo de ventaja; pero, a la vez, no existe el sistema que sea perfecto para todo el mundo. En función de cuestiones como el volumen de datos a guardar, el presupuesto del que disponemos para esta cuestión o si ya contamos con una inversión previa realizada, podremos determinar cuál es la mejor decisión.

Conceptos a tener en cuenta sobre el almacenamiento TI

Cuando un nuevo empresario se acerca a un proveedor capaz de encargarse de sus sistemas de almacenamiento, empieza a escuchar algunos términos por primera vez en su vida. Le pueden hablar, por ejemplo, de DAS, por las siglas de Direct Attached Storage. En este caso, le estarían mencionando el más convencional entre los almacenamientos convencionales: aquel en el que un dispositivo de almacenamiento se conecta directamente a la máquina (un disco duro convencional, un rack con cabina de discos, etc.). También es posible que le mencionen las siglas NAS, de Network Attached Storage: la diferencia con el anterior radica en que la conexión se realiza mediante cable de red o fibra óptica, con lo que se separa el sistema de almacenamiento y se aumenta la velocidad de transmisión.

Otra opción que quizás le ofrezcan al cliente es un sistema SAN, las siglas de Storage Area Network. Se trata de una infraestructura dedicada, y de alto rendimiento, optimizada para la transmisión y almacenamiento de información. Y aún queda una última opción (doble): el almacenamiento cloud, que nos pueden ofrecer que sea híbrido o totalmente online.

Pero, ¿cuál es el mejor almacenamiento TI para mí?

Llegados al momento de decidir, no siempre es fácil sin el asesoramiento de expertos. En términos generales, podemos hablar de que los sistemas DAS continúan existiendo, pero cada vez se instalan menos en empresas de nueva creación, porque cuentan con algunas limitaciones. Si se trata de una pyme, con un volumen de información no demasiado grande, una buena opción puede ser un NAS de tipo convencional, con el que ganaríamos velocidad y facilitaríamos la gestión respecto al DAS. Pero para volúmenes más altos de datos, seguramente tendríamos que pasar a considerar contar con un sistema SAN.

Cuando los requerimientos de velocidad y disponibilidad de acceso a la información son muy altos, nuestro proveedor nos hablará de virtualización, hiperconvergencia, almacenamiento en la nube… También habrá de tener en cuenta nuestro presupuesto y si contamos o no con personal TI en la propia empresa, ya que el precio, gestión y mantenimiento de los sistemas locales es muy distinto del de los sistemas online si hablamos de un gran volumen de datos.

En INFORDISA podemos ayudarle a tomar la decisión final y acompañarle en el proceso de implementación y, si lo desea, en el día a día y el mantenimiento de sus sistemas. Contamos en nuestro portfolio de almacenamiento con soluciones SAN, tanto tradicionales (MSA, 3PAR y Nimble) como virtuales (HPE StoreVirtual VSA y HPE SimpliVity); y también con sistemas NAS Backup (HPE StoreOnce). A partir de las necesidades de su empresa, encontraremos juntos la mejor solución personalizada de almacenamiento TI.

 

Importancia del almacenamiento TI

¿Es usted empresario o trabaja por su cuenta? En cualquiera de los dos casos, e incluso si usted es su único jefe y empleado, quizás ha caído ya en la cuenta de cómo de fundamental es tener controlados todos los documentos que genera su negocio: desde los relacionados con la contabilidad (facturas, balances…), a los que genera para sus clientes (presupuestos, informes…), pasando por los legales (cumplimiento de normativas, contratos…), etcétera. En este artículo vamos a tratar el tema de la importancia del almacenamiento TI para los negocios. Controlados en varios sentidos: con documentos originales siempre localizables, con copias –bien realizadas y de fácil, rápida y efectiva reinstauración – garantizadas y todo ello accesible.

Esta tarea no es sencilla, pero puede simplificarse mucho si contamos con un plan de almacenamiento TI. Para diseñarlo, hay que tener en cuenta varias cosas: por ejemplo, el volumen de datos que generamos; también, cuáles son los datos más críticos para nuestra empresa; y además, a quién, cuándo y desde dónde necesitamos dar acceso rápido a cada grupo de datos sensibles. Y no solo. Nuestra planificación también ha de valorar cuestiones como nuestras posibles necesidades de escalabilidad o el presupuesto de qué disponemos para el almacenaje. En artículos posteriores hablaremos de cómo escoger, y planificar, el mejor tipo y sistema de almacenaje para su negocio. En este, vamos a trasladarle por qué cuidar este aspecto de su empresa puede ayudarle a crecer o, por el contrario, ser un freno para su compañía.

Almacenamiento TI, datos empresariales, cada vez más expuestos

Hay dos causas principales por las que los datos de nuestro negocio pueden perderse: por acción humana (debido a errores y descuidos o por una acción intencionada) y por accidentes (provocados, por ejemplo, por desastres naturales). En la categoría de acción humana un sistema de almacenamiento y gestión de datos adecuado (con la planificación y automatización del backup de información) puede minimizar los errores y despistes. Hoy día se han multiplicado por mucho, no solo la cantidad de datos que mueven las empresas, sino el número de personas que acceden a ellos, los dispositivos desde los que lo hacen, etc. Y no todos los trabajadores y colaboradores de una empresa toman las mismas medidas de seguridad y precauciones a la hora de acceder a dicha información, guardarla, transmitirla… De ahí que un almacenamiento TI adecuado sea básico.

Pero mencionábamos otro factor humano en la enumeración anterior: el que pierde o daña información de forma intencionada. Aquí estamos hablando de delitos informáticos, una realidad a la que todas las empresas están expuestas, no solo las grandes. Como muestra, las cifras de un estudio global elaborado por la consultora PwC y que pregunta sobre ciberseguridad. Entre las empresas españolas consultadas, casi el 68% cree probable (o muy probable) que su compañía sufra un ciberataque este 2018. Y respecto a los datos ya constatados, las firmas encuestadas calculan en 17 horas de media al año las que deben detener su normal funcionamiento debido a los ataques informáticos. Y un dato más: casi uno de cada dos ataques los realizan empleados o antiguos empleados de las empresas.

Cara y cruz de la revolución digital

El lado bueno de la revolución digital es luminoso: da libertad de movimientos a empresarios y trabajadores gracias a la posibilidad de conectarse, y acceder a los datos de la empresa, a través de cualquier dispositivo y desde cualquier lugar; una gestión inteligente de la información y del comportamiento del cliente puede llevar, por ejemplo, a efectivas campañas de marketing personalizado; recursos y posibilidades que antes (por complejos y caros) estaban únicamente al alcance de grandes compañías, ahora también pueden ser aprovechados por pymes y profesionales, etc. Pero, ¿hay lado oscuro? Si lo hay, seguramente tiene que ver (aparte de con cuestiones relacionadas con la seguridad) con la dependencia de la información digital. Un simple corte de luz que se alargue o una pérdida sensible de información para la que no estemos preparados pueden acarrear un parón en el normal servicio a nuestros clientes. Sin embargo, ¿vamos a renunciar a las ventajas de la digitalización por miedo a las desventajas? Si su respuesta es no, una de los pasos hacia delante de su empresa pasará por una gestión adecuada del almacenamiento TI. Si emprende ese camino, no dude en hacerlo asesorado por los profesionales de INFORDISA.