Entradas

escritorios virtuales

Hay procesos sociales que empiezan pareciendo una cuestión pensada para unos pocos pioneros, pero, sin embargo, acaban extendiéndose, y convirtiéndose en oportunidades para quienes los adoptan a tiempo (y de forma adecuada) y en fracasos para quienes se quedan anclados en modelos antiguos. En este artículo vamos a hablar de los escritorios virtuales. La revolución digital ha creado un marco de actuación económica y social que apela a todas las empresas: pequeñas, grandes, profesionales liberales, del sector servicios, de la industria, las relacionadas con materias primas… Nadie queda fuera, a no ser que se excluya voluntariamente.

Escritorios virtuales: La economía será móvil, o no será

Las ventajas de lo digital, del cloud computing, de la tan nombrada nube incluyen ahorro de costes y mayor productividad; pero, sobre todo, flexibilidad, agilidad… Conceptos que un consumidor cada día más exigente y con una oferta más amplia a su disposición valora mucho. De la mano de este nuevo paradigma empresarial, la posibilidad de que toda la plantilla de un negocio pueda acceder al contenido de sus ordenadores desde cualquier punto (y en cualquier momento) resulta esencial. Y no es utópico. No es necesaria una gran inversión para, gracias a los avances tecnológicos, utilizar la nube para contar con escritorios virtuales personales multiplataforma.

¿De qué tipo de situaciones estamos hablando? Desde el teletrabajo (una realidad cada día más extendida en todo el mundo, incluido nuestro entorno más próximo), hasta los profesionales que tratan a menudo con clientes fuera de la oficina (por ejemplo, comerciales, corredores de seguros, agentes de viajes…), apertura de nuevas delegaciones, proyectos que se ejecutan lejos de la sede de la empresa, etc. O incluso ejemplos más específicos, como el de la aplicación de las nuevas tecnologías a la medicina, con médicos que atienden a domicilio o en zonas rurales utilizando un equipo portátil, una tableta o incluso un Smartphone.

Escritorios virtuales para mejorar la movilidad: Personalización, multiplataforma y el mismo nivel de seguridad

Ahora que ya hemos visto la practicidad y la aplicación real de la movilidad que viene facilitada por el uso del cloud, acerquémonos a las posibilidades concretas que abren los escritorios virtuales. Un escritorio virtual (o VDI, por las siglas en inglés de Virtual Desktop Infrastructure) es un ordenador que ha sido ubicado en la nube, de modo que se logra un uso multiplataforma desde cualquier lugar. El usuario, identificándose de forma segura, podrá utilizar (desde su casa, in itinere, desde el negocio de un cliente, desde una nueva delegación de su empresa…) su escritorio y acceder a toda su información y funcionalidades (uso de aplicaciones, conexión de dispositivos externos, imprimir, envío de e-mails…). Y lo hará tal y como si estuviera físicamente en la empresa, delante de su equipo de trabajo.

Gracias a la virtualización, se rompe el modelo de funcionamiento antiguo para pasar a ejecutar distintas máquinas virtuales en cada máquina física. De hecho, las aplicaciones que utilizarán los usuarios están virtualizadas en la nube. Cuando el usuario se identifica y las llama, la identificación positiva da acceso a abrirlas independientemente del software y dispositivo que se estén utilizando. Eso sí, el administrador sigue centralizando la administración y mantenimiento de todas las aplicaciones que utiliza la empresa.

Escritorios virtuales: ventajas en varios frentes

Además de la ventaja por excelencia de los escritorios virtuales (el favorecimiento de la movilidad) su empresa puede beneficiarse de mejoras en, por ejemplo, costes, ya que no se requiere inversión inicial y es un modelo que permite el pago por uso. En cuestión de flexibilidad también hay mejoría, dado que está a su alcance crecer o decrecer siempre que lo necesite. Y una de esas ventajas en las que a menudo solo pensamos cuando ya es tarde: si ocurriera un incidente grave que paralizara su operativa, la plantilla no perdería el acceso a sus ordenadores, gracias a que estos están virtualizados.

Y ninguna de estas ventajas se adquieren en detrimento de la seguridad. Como hemos dicho, el control sigue centralizado en manos del personal TI de la plantilla o en el de los administradores externos si se ha contratado este servicio. Así que sigue siendo personal cualificado el que decide aspectos tan esenciales como las configuraciones de seguridad de los usuarios.  En INFORDISA somos expertos en asesoramiento e implementación de procesos de virtualización, incluyendo escritorios virtuales. Si necesita más información, no dude en pedírnosla.

 

Entornos vdi

La tecnología VDI (por Virtual Desktop Infraestructure) es el resultado de la confluencia entre otras dos tecnologías avanzadas previas: por una parte la de virtualización de servidores, y por otra, la de escritorios remotos. Y, si bien comparte mucho de ambas tecnologías, hay que tener en cuenta que la VDI muestra características propias que la distinguen, y en consecuencia también, cuenta con sus propios servicios y productos asociados.

Mediante la centralización y consolidación de los escritorios, la VDI hace posible que los clientes que adopten esta solución reduzcan sus costos, y también que se simplifique la administración de los sistemas. Y, al mismo tiempo, los usuarios finales se benefician de libertad y movilidad para, desde cualquier dispositivo, poder acceder a sus respectivos espacios de trabajo virtuales, desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Desafíos para una buena resolución

Cuando nos planteamos implantar un entorno de VDI, nos enfrentamos a diversos desafíos para asegurar una buena resolución. Entre otros aspectos, es fundamental tener en cuenta la experiencia de usuario, el retorno de la inversión y la complejidad del proyecto. Para que un proyecto de VDI sea exitoso, debemos asegurar especialmente una óptima Experiencia de Usuario (UX). Quien deba utilizar la solución, no admitirá interrupciones ni pérdidas de datos.

Relacionado con el anterior punto, el coste para entregar una Experiencia de Usuario adecuada debe ser proporcional al Retorno de la Inversión (ROI) esperado. Entre los factores que debemos tener en cuenta para determinar el ROI, se encuentran el costo inicial por cada escritorio desplegado, así como los costos operativos continuos. Y asimismo debemos considerar los costos que supondrá la expansión de esa infraestructura, a medida que vaya aumentando nuestra demanda.

Una plataforma hiperconvergente unificadora

Por otra parte, no olvidemos que, cuando se trata de desplegar, proteger y administrar escritorios virtuales, las soluciones de infraestructura tradicionales pueden resultar desalentadoras. A menudo, la virtualización de escritorios se convierte en un proyecto complejo, donde se requiere la intervención de múltiples productos -como son servidores, almacenamiento, SAN y software de protección de datos-, junto a una multiplicidad de puntos de administración.

Para evitar todos esos inconvenientes, en el mercado ya existe una completa solución. Se trata de SimpliVity, en cuya denominación se han reunido dos conceptos fundamentales que buscan los usuarios profesionales en un producto de esta naturaleza: por una parte, la simplicidad (‘simplicity’), y por otro, la velocidad (‘velocity’). Esta plataforma hiperconvergente de nivel empresarial, logra unificar las ventajas del servidor más vendido del mundo, junto con los mejores servicios de datos de su categoría.

Consolidación entre hardware y software

Otra ventaja reconocida de la infraestructura hiperconvergente de SimpliVity es que ofrece un rendimiento de clase empresarial, con la ventaja de ofrecer más escritorios pero con la intervención de menos hardware. Entre las capacidades garantizadas que la plataforma proporciona a las compañías que optan por esta solución, se encuentran su sencillez, la capacidad de gestión, la disponibilidad y la eficiencia de datos. Por otra parte, cuenta con numerosas y notables características, como son ofrecer protección y capacidad de recuperación.

El auténtico poder de la hiperconvergencia proviene de una total consolidación entre el software y los dispositivos de hardware. Reuniendo servicios de datos avanzados y de infraestructura TI en una única solución integrada como es SimpliVity, podemos habilitar y simplificar nuestras operaciones con la ayuda de un proveedor especializado como Infordisa. Combinándose todo ello en un módulo simple y flexible –que además se beneficia de la economía de la Nube-, el coste para la empresa usuaria se reduce a una fracción de otras propuestas.

Funcionamiento sin interrupción

Simplificando la complejidad habitual de un sistema hiperconvergente, SimpliVity convierte en un solo bloque de construcción todos los servicios de infraestructura y datos de TI para escritorios virtuales. Además, mediante capacidades de resiliencia integrada, copia de seguridad y recuperación ante desastres, se consigue que las máquinas puedan seguir funcionando sin interrupción. Por todo ello, esta solución entrega un entorno de computación virtual que proporciona una excelente experiencia de usuario final.

El enfoque de bloques de construcción de SimpliVity es otra ventaja que facilita que las inversiones de TI se vayan alineando con la demanda, y escalen sólo a medida que ésta crece. Así, se reduce el riesgo de tamaño, permitiendo que las empresas incorporen usuarios y escritorios según lo vayan precisando. Y, para aumentar el rendimiento del conjunto sin agregar otros nuevos costos, las compañías pueden por otra parte conectar también sus propios servidores existentes, añadiendo capacidad de cálculo adicional.

SimpliVity puede reducir la complejidad y el coste del entorno de TI de una compañía. Contacte con Infordisa, que le proporcionará la tecnología hiperconvergente que su organización necesita para seguir mejorando.