escritorios virtuales

Hay procesos sociales que empiezan pareciendo una cuestión pensada para unos pocos pioneros, pero, sin embargo, acaban extendiéndose, y convirtiéndose en oportunidades para quienes los adoptan a tiempo (y de forma adecuada) y en fracasos para quienes se quedan anclados en modelos antiguos. En este artículo vamos a hablar de los escritorios virtuales. La revolución digital ha creado un marco de actuación económica y social que apela a todas las empresas: pequeñas, grandes, profesionales liberales, del sector servicios, de la industria, las relacionadas con materias primas… Nadie queda fuera, a no ser que se excluya voluntariamente.

Escritorios virtuales: La economía será móvil, o no será

Las ventajas de lo digital, del cloud computing, de la tan nombrada nube incluyen ahorro de costes y mayor productividad; pero, sobre todo, flexibilidad, agilidad… Conceptos que un consumidor cada día más exigente y con una oferta más amplia a su disposición valora mucho. De la mano de este nuevo paradigma empresarial, la posibilidad de que toda la plantilla de un negocio pueda acceder al contenido de sus ordenadores desde cualquier punto (y en cualquier momento) resulta esencial. Y no es utópico. No es necesaria una gran inversión para, gracias a los avances tecnológicos, utilizar la nube para contar con escritorios virtuales personales multiplataforma.

¿De qué tipo de situaciones estamos hablando? Desde el teletrabajo (una realidad cada día más extendida en todo el mundo, incluido nuestro entorno más próximo), hasta los profesionales que tratan a menudo con clientes fuera de la oficina (por ejemplo, comerciales, corredores de seguros, agentes de viajes…), apertura de nuevas delegaciones, proyectos que se ejecutan lejos de la sede de la empresa, etc. O incluso ejemplos más específicos, como el de la aplicación de las nuevas tecnologías a la medicina, con médicos que atienden a domicilio o en zonas rurales utilizando un equipo portátil, una tableta o incluso un Smartphone.

Escritorios virtuales para mejorar la movilidad: Personalización, multiplataforma y el mismo nivel de seguridad

Ahora que ya hemos visto la practicidad y la aplicación real de la movilidad que viene facilitada por el uso del cloud, acerquémonos a las posibilidades concretas que abren los escritorios virtuales. Un escritorio virtual (o VDI, por las siglas en inglés de Virtual Desktop Infrastructure) es un ordenador que ha sido ubicado en la nube, de modo que se logra un uso multiplataforma desde cualquier lugar. El usuario, identificándose de forma segura, podrá utilizar (desde su casa, in itinere, desde el negocio de un cliente, desde una nueva delegación de su empresa…) su escritorio y acceder a toda su información y funcionalidades (uso de aplicaciones, conexión de dispositivos externos, imprimir, envío de e-mails…). Y lo hará tal y como si estuviera físicamente en la empresa, delante de su equipo de trabajo.

Gracias a la virtualización, se rompe el modelo de funcionamiento antiguo para pasar a ejecutar distintas máquinas virtuales en cada máquina física. De hecho, las aplicaciones que utilizarán los usuarios están virtualizadas en la nube. Cuando el usuario se identifica y las llama, la identificación positiva da acceso a abrirlas independientemente del software y dispositivo que se estén utilizando. Eso sí, el administrador sigue centralizando la administración y mantenimiento de todas las aplicaciones que utiliza la empresa.

Escritorios virtuales: ventajas en varios frentes

Además de la ventaja por excelencia de los escritorios virtuales (el favorecimiento de la movilidad) su empresa puede beneficiarse de mejoras en, por ejemplo, costes, ya que no se requiere inversión inicial y es un modelo que permite el pago por uso. En cuestión de flexibilidad también hay mejoría, dado que está a su alcance crecer o decrecer siempre que lo necesite. Y una de esas ventajas en las que a menudo solo pensamos cuando ya es tarde: si ocurriera un incidente grave que paralizara su operativa, la plantilla no perdería el acceso a sus ordenadores, gracias a que estos están virtualizados.

Y ninguna de estas ventajas se adquieren en detrimento de la seguridad. Como hemos dicho, el control sigue centralizado en manos del personal TI de la plantilla o en el de los administradores externos si se ha contratado este servicio. Así que sigue siendo personal cualificado el que decide aspectos tan esenciales como las configuraciones de seguridad de los usuarios.  En INFORDISA somos expertos en asesoramiento e implementación de procesos de virtualización, incluyendo escritorios virtuales. Si necesita más información, no dude en pedírnosla.

 

hiperconvergencia vdi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.