Qué son los servicios gestionados y por qué confiar en ellos

Servicios gestionados

Con la entrada en escena de Internet y de las distintas oportunidades que ha traído al panorama empresarial, los departamentos de TI y sus profesionales se han convertido en una pieza esencial de las organizaciones. Tan esencial, y disputada, que es frecuente que se acabe reconociendo que, desde dentro de la empresa, no se llega a todo. Porque ese todo es cada día más amplio: se gestionan más datos; crecen las transacciones de las empresas vía internet; se usa la nube; llega el Internet de las Cosas (IoT); hay mayor demanda de conectividad; se multiplican el teletrabajo y las reuniones virtuales; se implanta el BYOD (Bring Your Own Device)… Hoy os hablamos de la importancia de saber confiar en los servicios gestionados.

Nuevas demandas se suman a demandas recientes. Así que, cuando el equipo de TIC aún no ha podido explotar al máximo las posibilidades de una novedad tecnológica (a veces, crítica para la evolución positiva de la empresa), llega otra que tampoco tendrán tiempo de exprimir adecuadamente. Ahí entran en juego los servicios gestionados, que vienen a complementar los propios de la empresa, o a sustituirlos completamente. En cualquier caso, siempre han de hacer que el cliente los pueda considerar parte de su propio equipo, aunque no ocupen una mesa en las instalaciones de la sede central.

Confiar en terceros: El camino hacia los servicios gestionados

Si la situación descrita llega a una empresa, es habitual que se planteen la posibilidad de externalizar  los servicios TI, todos o parte. Las empresas que ofrecen servicios gestionados (se las conoce por sus siglas en inglés, MSP) se dedican a administrar de forma remota la infraestructura tecnológica e informática de la empresa de un cliente (pudiendo también añadir la gestión de los sistemas de usuario final) que subcontrata sus servicios de forma estable (normalmente, a través de un modelo de suscripción).

El modelo es diferente de un mero outsourcing de un servicio y una necesidad muy concreta. La relación cuando se contratan servicios gestionados es estable (y predecible en costes, una ventaja muy apreciada por los clientes de MSP). El trabajador o trabajadores, aunque lo hagan de forma remota, establecen una relación de confianza y proactividad con la empresa a la que sirven. Es decir, no se quedan esperando que algo se rompa y necesite ser reparado, o a que se le encargue un proyecto concreto: realizan una propuesta de mantenimiento y mejora de servicios y la aplican a lo largo del tiempo de duración del acuerdo, adaptándola a las necesidades u oportunidades que puedan ir presentándosele a su cliente.

¿Cuándo se recurre a los servicios gestionado y para qué?

Los servicios gestionados pueden necesitarse cuando la empresa (sus diferentes departamentos) está requiriendo con mucha intensidad recursos TIC de los profesionales en plantilla (pensemos en la creación de un nuevo área de negocio, en un lanzamiento de producto, en la apertura de una nueva sede, en una entrada importante de nuevos trabajadores…). Ante estos casos, cuando se recurre a servicios gestionados estos se conectan de forma remota con los servidores de sus clientes, y monitorizan el trabajo realizado.

Pueden abarcar procesos de todo tipo: desde tareas más clásicas, como la instalación y mantenimiento de equipos informáticos o la gestión de redes y sistemas; a otros de soporte técnico interno o a cliente final; gestión de logística, etcétera. La idea es ahorrarse trabajo y delegar responsabilidades, pero con dos exigencias claras que este modelo de colaboración proporciona: que no haya merma en la calidad del servicio ni falta de alineación en los objetivos.

Comunicación y trabajo orientado al cliente y a resultados han de ser las máximas de cualquier proveedor de servicios gestionados. En INFORDISA lo sabemos y lo cumplimos. ¿Te lo demostramos?

Ampliar información Infordisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *